[./disef1oarquitectonico.htm]
[./rehabilitacionbioclimatica.htm]
[./energiasrenovables.htm]
[./proyectointegra.htm]
[./contacto.htm]
[./planteamiento.htm]
[Web Creator] [LMSOFT]
La certificación energética de la construcción tiene por objetivo informar sobre el consumo energético de dicho edificio. El carácter de obligatoriedad de este documento se estableció en la Directiva 2002/91/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2002 y que se aprobó en la normativa española mediante el Real Decreto 47/2007, de 19 de enero, entrando en vigor el 19 de abril de 2007.
El 5 de abril de 2013 se aprobó el Real Decreto 235/2013 que sustituye al anterior; en él se determina que deberán contar con una certificación energética los siguientes inmuebles:

                a) Edificios de nueva construcción.

                b) Edificios o partes de edificios existentes que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario, siempre que no dispongan de un certificado en vigor.

                        c) Edificios o partes de edificios en los que una autoridad pública ocupe una superficie útil total superior a 250 m2 y que sean frecuentados habitualmente por el público.


Su presentación será imprescindible a partir del 1 de junio de 2013 y estará compuesto por dos partes:

-Recomendaciones de mejora

Por otro lado, la normativa aprobada en abril de 2013 establece que debe adjuntarse una serie de modificaciones que pueden realizarse en el inmueble para mejorar su consumo energético y con ello la calificación. El propietario no está obligado a llevarlas a cabo.
Además, en caso de solicitarlo, se realizará un estudio personalizado del inmueble que consistirá en  un Proyecto de Rehabilitación Bioclimática.
-Calificación energética

La calificación de eficiencia energética es la expresión que indica el consumo de energía que se estima necesario para conseguir unas determinadas condiciones del espacio interior del edificio objeto del análisis etiqueta que contiene una escala que oscila entre la A (el mejor resultado) y la G (el peor resultado posible). Actualmente no se ha regulado una calificación mínima que deban cumplir los inmuebles. Se entiende que una calificación C sería el mínimo para esperar una edificación de calidad admisible.
certificación
energética